sábado, 12 de noviembre de 2016

El barco para cruzar el océano de Maya es el nombre de Dios.



Es muy difícil cruzar el Maya. Maya es el ego y el apego a las formas y a los placeres.

El barco para cruzar el océano de Maya es el nombre de Dios.

La flor de la devoción florece cantando, repitiendo, recordando y escuchando el nombre de nuestro amado Señor que brilla eternamente en nuestro corazón!

En cada aliento, recuerda a Dios, canta su nombre, repite su nombre, escucha su nombre y bebe el néctar de la libertad, la paz y la felicidad eternas!