domingo, 27 de noviembre de 2016

LIBERTAD ES AMAR SIN CONDICIONES. / Atman Nityananda


Black Friday Shopping
LIBERTAD ES AMAR SIN CONDICIONES


Sólo el que es libre de deseos está libre de ilusiones.

Sólo el que es libre de deseos está libre de la ira, del miedo y del orgullo.

Sólo el que es libre de deseos está libre del sufrimiento y de la miseria.

Sólo el que es libre de deseos no juzga a nadie, y ama a todos tal como son.

Sólo el que es libre de deseos vive libre y feliz (bendito), dentro de sí mismo con su propio Ser, el inmortal siempre dichoso Ser divino (Atman, Consciencia divina).

viernes, 25 de noviembre de 2016

El ego y su destrucción por Swami Sivananda


El Medusa personifíca el ego múltiple

El ego y su destrucción


Ahora veremos cuál es la verdadera raíz del conocimiento espiritual de las escrituras. ¿Qué es el Jñana Yoga? ¿Qué es el Bhakti Yoga? ¿Qué es el Karma Yoga? ¿Qué es el Raja Yoga? La raíz de toda la cuestión de la experiencia espiritual y la emancipación yace en la teoría de la ignorancia. Las escrituras dicen que la ignorancia es la raíz. ¿Cómo se manifiesta la ignorancia en el alma individual? Como Ahankara, el egoísmo. La raíz de todo el problema es el ego en el alma individual. En cuanto destruyes el ego, lo que en verdad eres brilla en todo su esplendor. Esa es tu naturaleza esencial. Eso es Satchidananda (Existencia-Consciencia-Bienaventuranza absolutas). Eliminar el ego es el principal propósito de todo Yoga.

 “¿Cuándo seré libre?” Cuándo el ‘yo’ deje de existir. Cuando el sentido del ego desaparece, hay completa aniquilación de las nociones de ‘yo’ y ‘mío’, y el Jiva logra la liberación. Disfruta del conocimiento del Atman. Kaivalya Moksha (Liberación) sobreviene en el acto para aquél cuyo sentido del “yo” es totalmente aniquilado. No es necesario que él entre en reinos superiores de existencia. Él logra la liberación inmediatamente. 

El impedimento para obtener el Conocimiento, Atma - Jñana, es el sentido del ego que se manifiesta de diferentes maneras. Aparece como ignorancia, aferrándose al cuerpo, “soy este cuerpo”, “soy la mente”, “soy los sentidos”. Adhyasa es la identificación errónea del Ser perfecto con el cuerpo, la mente, los Pranas y los sentidos. Por lo tanto, elimina Adhyasa identificándote con la Verdad Suprema que todo lo penetra. Una y otra vez martillea en la mente la idea “Yo soy el Atman”. Ése es el proceso del Vedanta. Por consiguiente, destruye este aspecto del ego que está ahí como Adhyasa, la falsa identificación.

El ego se manifiesta como la emoción del apego (esto es mío, mama, mama Iti). Para eliminar esta manifestación del ego como apego, las escrituras dijeron, “apégate al Señor”. Este es Prema Marga (Bhakti yoga, el sendero del amor).

Tvameva Mata Cha Pita Tvameva, 
Tvameva Bandhushcha Sakha Tvameva; 
Tvameva Vidya, Dravinam Tvameva, 
Tvameva Sarvam, Mama Deva-deva. 

Tú eres ciertamente madre y tú eres ciertamente padre
Tú eres ciertamente pariente y tú eres ciertamente amigo
Tú eres ciertamente sabiduría y tú eres ciertamente riqueza
Tú eres ciertamente mi todo, Oh Dios de dioses

Tú solamente eres todo. No hay ningún apego por nada en esta tierra. Toda mi mente está completamente atada a Eso que es lo mío, lo más cercano, lo más querido. Esa es la sublimación del ego en sus expresiones de apego, amor y cariño.

Este ego también se encuentra en otro aspecto de la personalidad, el Abhimana, que toma la forma de engreimiento, arrogancia, orgullo o hábito de atribuirse el mérito por todo - “he hecho eso, soy un maestro en los Vedas o he logrado competencia en esa ciencia”. En todo hombre aparece el Abhimana y comienza a tener el sentimiento “Soy el que actúa, soy el poseedor de todo”. Debes aplastar a este Abhimana. “No soy nada, no hago nada. El Señor hace todo. Hari (Dios) es el Kartha (hacedor, agente de la acción). El poder del Señor es el que hace todo. Yo soy solamente un instrumento”. Nimittamatram Bhava Savyasachin, dice la gran escritura, el Bhagavad Gita, que muestra al hombre cómo actuar sin sentido de actor o apego. Por lo tanto, debes trabajar en este mundo dedicándote al Señor totalmente, diciendo, “No soy el que actúa, soy solamente un instrumento, Él hace todo”. Eso es Karma Yoga.

Así, el Jñana Yoga elimina la manifestación del ego como Adhyasa o la falsa identificación, el Bhakti Yoga sublima el ego en sus formas de emoción y apego, y el Karma Yoga destruye el ego como Abhimana. ¿Qué hace el Raja Yoga? Para todas estas manifestaciones del ego, la mente es la causa raíz. Por lo tanto, destruye la mente. ¿Cuál es la primera manifestación de la mente a simple vista? La mente subconsciente está llena de Samskaras (impresiones de experiencias pasadas) latentes. Uno no puede tener acceso a ellas. ¿Cuál es el principal aspecto de la mente que se manifiesta visiblemente? La mente consciente, el Vritti, la ideación o el pensamiento. El Vasana (deseo) sutil que está latente en el interior como una impresión se manifiesta como una idea. Tan pronto como la idea venga, córtala. Hazla añicos inmediatamente, destrúyela. Yogashchitta vrittinirodhah. El Yoga es la eliminación de las modificaciones de la mente. Aniquila totalmente todas las ideas que surjan en la mente, esto se hace por medio de la meditación profunda, la concentración perfecta. Muchas ideas surgen continuamente en la mente. Trata de reducirlas, reduce el campo de los Vasanas, luego haz que converjan en una idea y, en última instancia, esa idea también debe irse. El Raja Yoga es la técnica de erradicar totalmente a la mente que es el terreno para la manifestación del ego en todos sus distintos aspectos como Adhyasa, Mamata (sentido de posesión, o "mío"), apego, Abhimana, etc. Cuando la mente es destruida, el ego desaparece. Ese es el Raja Yoga. Asana, Pranayama y demás son solamente los preparativos para la concentración y la meditación.

¿Qué verdad importante revela todo esto? Que el gran enemigo del hombre es el ego. El gran enemigo del hombre es el sentido del “yo”, con todas sus incontables ramificaciones. Todo lo que lo ata a la ignorancia y al Samsara no es nada más que los distintos Vikaras (formas) de la causa raíz, el Ahankara (ego) y todas las formas del Yoga sólo apuntan, en última instancia, a la eliminación del Ahankara, lo que se logra si se tiene Satsanga. Satsanga es una técnica maravillosa en la que automáticamente se lleva a cabo este proceso fundamental mediante la influencia de una personalidad superior, siempre que uno haya comprendido completamente su importancia. El Yoga representa la completa pulverización y erradicación del ego en todos sus aspectos. ¿Qué debe hacer un aspirante que se acerca a un sabio con este conocimiento? Debe estar siempre en guardia para ver que su ego no se afirme. Nunca debe cometer el error de ir hacia el Guru con su ego intacto y apegado a él.

Fuente: Satsanga and Svadhyaya - Swami Sivananda

miércoles, 23 de noviembre de 2016

¿Qué es Satsanga? por Swami Sivananda


¿Qué es Satsanga?  

1. Verdadera Satsanga es establecerse en Brahman. La compañía de los sabios es también Satsanga. El estudio de libros religiosos escritos por almas liberadas es también Satsanga. La Satsanga o relación con el sabio elimina la oscuridad del corazón, te lleva por el sendero correcto y hace que el sol de la sabiduría brille en tu cabeza.

2. Satsanga es la relación con el sabio. Vive en compañía de sabios, santos, Sadhus, yoguis y Sannyasins. Escucha su Upadesha o enseñanza valiosa, y síguela de forma manifiesta. Esto es Satsanga.

El significado de Satsanga

La palabra “Satsanga” es la combinación de dos palabras, “Sat” y “Sanga”. “Sat” significa Existencia Absoluta o Brahman. “Sat” es la naturaleza esencial de Brahman, lo permanente en las cosas que cambian, la única realidad que sostiene el mundo de apariencias.

El mismo “Sat”, con los atributos de omnipresencia, omnisciencia y omnipotencia, es llamado Ishvara o Paramatman. En resumen, “Sat” se refiere tanto a Ishvara como a Brahman, siendo ambos, en última instancia, una y la misma realidad.

“Sanga” representa, literalmente, compañía o unión. El significado literal de la palabra “Satsanga” es estar siempre en compañía del Señor o estar establecido en Brahman. Sin embargo, mientras haya ignorancia o Avidya, la experiencia directa de Brahman es imposible. Cuando se destruye la ignorancia mediante la sabiduría, se revela la verdadera naturaleza. Esta es la forma más elevada de Satsanga.

La otra posibilidad es complacer tanto a Dios mediante nuestra devoción inquebrantable que tenga que jugar con nosotros asumiendo una forma apacible según nuestro deseo, como hizo en el caso de las Gopis (Devotas de Shri Krishna). Sin embargo, los medios para experimentar este fin bendito también son llamados Satsanga o compañía del sabio. Siendo que, en esencia, los medios no son diferentes del fin, llevan su nombre. Debido a que la compañía del sabio lleva a la Experiencia de Brahman (con atributos o sin atributos), también es llamada Satsanga. En este sentido, Satsanga representa la compañía de los Satpurushas. Satpurushas son tanto aquellos que han experimentado la Verdad como aquellos que son aspirantes a la Verdad. Quienes han renunciado al egoísmo, la codicia, la lujuria y demás, son Satpurushas. Aquellos que han logrado ecuanimidad, equilibrio mental y una devoción inquebrantable por el Señor, son Satpurushas. Quienes están dotados de paz, dicha, satisfacción, sencillez, valor, humildad, voz poderosa y un rostro que resplandece radiante con el brillo de la santidad, son Satpurushas.

Sólo la Gracia de Dios hace posible tener Satsanga

Es sumamente difícil entrar en contacto con un Satpurusha o un santo. Es más difícil aún reconocer a un santo. Un hombre de Samskaras mundanos quiere sopesar la santidad de un sabio según sus propias nociones, y viendo que le falta peso, lo descarta como un falso santo y así no obtiene el beneficio instantáneo que surge del contacto con el sabio. Sin embargo, a pesar de ello, la compañía del santo ejerce una influencia inexorable sobre la persona en cuestión, lo que ésta experimenta tarde o temprano. Bhagavan Narada dice en sus Bhakti Sutras: “La compañía del grande es muy difícil, inaccesible, pero infalible”.

La compañía de los grandes es difícil de lograr. Es casi imposible establecer cómo y cuándo los hombres pueden ser llevados a la compañía del grande. Pero, una vez obtenida, la compañía de los grandes es infalible. El amor a Dios es obtenido principal e indudablemente por la gracia de los grandes o, en otras palabras, por el toque de la compasión divina. La compañía de los grandes se logra por la gracia de Dios solamente, porque no hay diferencia entre Él y Sus hombres.

No hay ninguna diferencia entre Dios y un Bhagavata ( Devoto de Bhagavan, Dios) que tiene la Experiencia de Dios. Ambos son idénticos. Un sabio es Dios mismo. El Upanishad declara: “Aquél que conoce a Brahman se convierte en Brahman”. El brillo de un sabio es infinito y eterno como el de Brahman.
  
El poder de Satsanga

El brillo y el poder de Satsanga, la compañía del sabio, de los santos, yoguis, Sannyasins y Mahatmas es indescriptible. Incluso un momento de su compañía es suficiente para corregir los viejos Samskaras crueles de las personas mundanas. El aura magnética, la vibración espiritual, y las corrientes poderosas de los adeptos desarrollados causan una influencia tremenda en las mentes de las personas del mundo. El servicio a los Mahatmas purifica muy rápidamente las mentes de los hombres apasionados. Satsanga eleva la mente a las alturas magnánimas. Así como un solo fósforo quema manojos inmensos de algodón en algunos segundos, así también, la compañía de los santos quema todos los pensamientos y Samskaras de pasión en poco tiempo. Lo único potente y específico para generar un intenso Vairagya y un ardiente deseo de liberación es Satsanga y nada más que Satsanga.

La relación con los santos sabios es suficiente para inculcar sabiduría y amor en el alma. Vidya (Conocimiento) surge en aquellos cuyas faltas han sido lavadas por la fuerza poderosa de Satsanga que puede, independientemente, destruir todos los defectos y crear Vidya.

Aquellos que escuchan las palabras vivificadoras de los buenos hombres purifican sus cabezas que están manchadas por el mal. Finalmente, llegan a los pies de loto del Señor. Esto demuestra que las palabras de los buenos hombres tienen el poder de purificar el alma y llevarla a los pies del Amo.

Experimenta tu verdadera naturaleza mediante Sadhana y Satsanga,
y logra la Beatitud Inmortal


Detrás de estos nombres y formas, detrás de estos fugaces objetos de los sentidos, detrás de estos fenómenos perecederos, está Satchidananda Pará Brahman (Dios), lleno de dicha, lleno de paz eterna, sabiduría e iluminación. Experimenta a este Atman a través del estudio de las escrituras sagradas, la meditación, Japa, Kirtan y Satsanga. Te liberarás de las ataduras de la carne, de la esclavitud de la mente, de las cadenas de la trasmigración.

Avidya, Kama y Karma ( Ignorancia, deseo y acción, respectivamente) te atan a esta rueda de nacimiento y muerte. Has olvidado tu verdadera naturaleza esencial. Desconoces tu Satchidananda Svarupa ( Naturaleza esencial de Existencia, Conciencia y Beatitud). Por lo tanto, sientes que la felicidad está en los objetos sensorios externos. Entonces, surge en ti el deseo por ellos. Luego, te esfuerzas por obtenerlos y el Karma viene como resultado. El Karma genera nacimiento y muerte.

Por lo tanto, si quieres liberarte del nacimiento y de la muerte, libérate de los deseos, del apego, de las Ashubha Vasanas y, en última instancia, de esta ignorancia primigenia; desarrolla discernimiento, desapego y serenidad mental. Practica el Ashtanga Yoga ( Raja Yoga, el Yoga de los ocho pasos o las ocho partes) de Patanjali Maharshi, el Bhakti Yoga de Devarshi Narada, el Jñana Yoga de Shankaracharya, el Karma Yoga de Bhagavan Krishna o el Yoga de Síntesis que es más apropiado para esta era moderna. Te liberarás del nacimiento y de la muerte. Gozarás de la dicha eterna. Ese es el objetivo. Este es tu Dharma. Has nacido como ser humano para alcanzar esta meta, aquí y ahora, en este mismo nacimiento. Si no luchas por llegar al objetivo, estás malgastando tu vida y descuidando este precioso regalo del nacimiento humano.

Satsanga te protege del brillo irreal de los objetos mundanos

No olvides el objetivo. Satsanga es esencial para no olvidar el objetivo. Satsanga mantiene vivo el fuego de la aspiración espiritual en tu cabeza. Es un escudo para protegerte de caer en el letargo, de retroceder hacia los viejos surcos de los deseos sensorios, de olvidar tu objetivo. Satsanga es tu mejor amigo, tu alimentación espiritual. Satsanga es más grande que tus padres; tus padres te dieron el cuerpo, pero Satsanga te da la iluminación espiritual. Satsanga es uno de los medios fundamentales para lograr la Experiencia Dios. Donde hay Satsanga, se reúnen Mahatmas y grandes santos. Te recuerdan sobre la Realidad; te protegen contra el destello irreal de los objetos mundanos; te salvan del océano formidable del Samsara. Su ejemplo glorioso te inspira; su Upadesha (Enseñanza), elevadora del alma, es tu guía. De Satsanga, obtienes lecciones prácticas sobre el control de la mente, la concentración y la meditación.

Por lo tanto, Satsanga es indispensable para los hombres de familia que deben ocuparse de sus deberes mundanos, es importante para los aspirantes espirituales que están recorriendo el sendero de la renuncia, y muy beneficioso incluso para yoguis avanzados y estudiantes de Vedanta. Despierta espiritualmente a los hombres de familia, inspira a los aspirantes espirituales, y mantiene el espíritu de los yoguis avanzados. Para los grandes santos y Mahatmas, Satsanga es un placer, un deleite y un Lokasangraha Seva (Servicio para el bien del mundo.). Los Mahatmas quieren compartir sus experiencias espirituales con las almas que están en la lucha y rescatar a las que están apresadas en la trampa del Samsara. Ellos son el alma de Satsanga. El propósito mismo de convocar a Satsanga es gozar de la compañía de estos santos. 

El verdadero Satsanga Bhavan está en tu propio corazón

En realidad, el Satsanga Bhavan, donde la Satsanga tiene lugar, es Vaikuntha, Kailasa o Param-dham ( Vaikuntha: morada de Vishnu; Kailasa: morada de Shiva; Param-dham: morada suprema). El verdadero Satsanga Bhavan está en tu propio corazón. Allí está Sat, la Realidad Supre ma, esa Existencia Absoluta o Brahman. Controla la mente mediante la práctica de Yama, Niyama, Asana y Pranayama. Haz que la mente concentre por medio de la práctica de Pratyahara y Dharana. Luego, medita en el Ser, el Atman que mora en tu corazón. Puedes entrar en tu propio Satsanga Bhavan diariamente mediante el autoanálisis, la introspección, la indagación respecto a la naturaleza del Ser. Esto te llevará a la Experiencia del Ser, en la que te unificarás para siempre con Sat, la Existencia eterna e infinita.

Este es tu objetivo. No te olvides, Maya es muy poderosa. A pesar de tus buenas intenciones, te olvidarás de esto que es tu deber más importante. Por lo tanto, ven al Satsanga Bhavan y relaciónate con santos y yoguis que te enseñarán cómo controlar a la mente, cómo practicar Pranayama y Brahma-vichara (Indagación sobre Brahman, Dios), cómo desapegar a la mente de los objetos sensuales, cómo llenar la mente con Sattva (Pureza.).

La identificación con el cuerpo y con la mente es la causa de todos los sufrimientos. En realidad, tú eres Satchidananda-svarupa ( Naturaleza esencial de Existencia, Conciencia y Beatitud). La identificación con este Svarupa verdadero es la llave para la paz eterna y la dicha suprema. Ajo Nityah Sashvatoyam Purano: este Atman es no nacida, eterna y antigua. Sé regular en tu meditación, Japa, Kirtan y oración. Las personas hacen Kirtan durante algún tiempo, atienden a Satsanga durante algún tiempo y luego dejan. Este es un triste error. La regularidad en Sadhana es de primordial importancia. Lo que sea que hagas, hazlo con regularidad. Incrementa gradualmente el período de meditación. No te dejes atraer por las baratijas tentadoras de este mundo. Nadie ha sido beneficiado por las pertenencias materiales. Puedes tener millones de rupias en el banco, podrías tener cien automóviles y una docena de casas; pero todo eso no te dará paz interior. Sólo puedes tener paz interior si eres regular en Japa, meditación, Kirtan y Satsanga. Solamente cuando experimentes al Ser disfrutarás de paz eterna. Construye el Satsanga Bhavan en tu corazón mediante la práctica espiritual regular y sistemática, y experimenta al Ser, no en un futuro desconocido sino ahora mismo, en este mismo segundo. No olvides el objetivo.

Déjame recordarte las palabras finales de los Upanishads. Tat Tvam Asi: tú eres ese Satchidananda Brahman supremo, infinito e inmortal. Ten constante Nama-smaran (Recuerdo del Nombre del Señor); incluso cuando estás trabajando, repite mentalmente, “Shri Ram, Shri Ram”. Shri Ram no sólo es el Avatara del Señor Vishnu, el Esposo de Sita, sino el Pará- Brahman omnisciente, omnipotente y omnipresente. Medita constantemente en Shri Ram. Sé bueno. Haz el bien. Sé noble. Sé apacible. Sé generoso. Logra la Experiencia del Ser por medio de Satsanga, Svadhyaya, Japa, Kirtan y meditación. ¡Que el Señor los bendiga a todos!

Satsanga: una cuestión de disponibilidad

En la actualidad, hay una queja de los hombres de familia de que no hay buenos Mahatmas. Esta es una excusa pobre. La compañía de los Sadhus es una cuestión de oferta y demanda. Si hay una demanda sincera, la oferta vendrá inmediatamente. Esta es una ley inexorable de la naturaleza. Si estás realmente sediento, encontrarás a tu Maestro a la puerta de tu casa. Llevas una vida descuidada, tu mente está llena de pasión y de Vasanas impuras. No te importa en lo más mínimo la vida divina superior. Malgastas tu tiempo en conversaciones intrascendentes, vanas, mundanas e insustanciales. Te has convertido en un incorregible esclavo de la pasión, la codicia, el nombre y la fama. Y, aún así, te quejas de que no puedes encontrar buena Satsanga. Cúlpate primero a ti mismo. Admite tus faltas. Arrepiéntete sinceramente de tus errores. Haz Prayashchitta (Penitencia; expiación). Rápido. Reza. Llora mucho en soledad. Conviértete primero en un Adhikari ( El que reúne los requisitos o tiene los méritos para algo. Lit. “aquél que tiene derecho a”) merecedor. Luego, ven a mí. Te llevaré a los pies de loto de almas benditas que te pondrán en el camino correcto, te guiaré y te elevaré a las alturas sublimes. Estas “grandes almas” o almas elevadas están esperando para apoyar al tipo correcto de aspirantes. Está lleno de Mahatmas. Los verdaderos buscadores de la Verdad son pocos. Si presentas una acusación diciendo, “no hay ningún buen Mahatma”. Los Mahatmas también tienen un cargo serio que presentar, “no hay ningún buscador sincero de la Verdad”.

Las cosas buenas en este mundo generalmente son escasas. Almizcle, azafrán, radio, sándalo, personas eruditas, personas virtuosas, héroes y filántropos son raros de encontrar. Siendo éste el caso, ¡qué podemos decir de santos, Yoguis, Jñanis y Bhaktas! Primero, tendrás que equiparte con los requisitos necesarios de autocontrol, celibato, calma mental, intenso anhelo de liberación, humildad, obediencia, espíritu del servicio y demás, de modo de volverte apto para su compañía. Si logras su compañía, la cuestión de tu liberación está solucionada.

Fuente: Satsanga and Svadhyaya - Swami Sivananda

viernes, 18 de noviembre de 2016

MEDITACIÓN de ADVAITA VEDANTA


MEDITACIÓN de ADVAITA VEDANTA
Repite de corazón estas frases luminosas y reveladoras. Repítelas y escucha a la vez el silencio que existe siempre en el fondo. 
No te esfuerces en concentrar tu mente. Simplemente siente lo que dices y siente que existes, que eres. Después de Ommm de cada frase haz una pausa y siente el silencio. El silencio vacío y luminoso es el Atman, la Consciencia, nuestra verdadera identidad. Cuando digo silencio no me refiero al silencio mental sin pensamientos, sino al silencio que existe siempre 'detrás' (o más allá) de los pensamientos y de cada experiencia. Este silencio existe aun cuando hay pensamientos; es el sustrato permanente donde aparecen los pensamientos. Eso sí, que cuando no hay pensamientos lo percibimos más fácil y podemos sumergir en ello. Así que cuando tu mente está bastante serena y enfocada deja la repetición de las afirmaciones y sigue contemplándose el silencio. 

Si estás atento verás que este silencio no tiene ni principio, ni fin; es ilimitado. Ni empieza, ni termina. Ni va, ni viene. Es inmóvil, sin cambio, sin forma, sin tiempo. Está siempre presente, pacífico, silencioso y pleno. No se perturbe cuando la mente o las emociones se perturben. Los movimientos corporales, energéticos, emocionales y mentales ni lo tocan, ni lo afectan.
No puedes tocarlo, dominarlo o manipularlo, está fuera de tu control. No puedes ni alejarte de ello, ni acercarte. Sin embargo está siempre contigo, nunca te deja solo. Estás íntimamente uno con eso. Eres eso! Pero.. ojo! , no eres eso. Eso es lo que eres!
Por eso, cuando afirmas ´Soy Atman´ o Soy amor, no te refieres a ti mismo como cuerpo, mente, ego, sino al silencio profundo, luminoso y dichoso. Con lo cual, es más preciso decir, Silencio Soy, Dicha Soy, Paz soy que “Soy silencio”, “soy dicha”, etc.
 Puedes repetir todas o dos - tres de estas afirmaciones, las que resuenan más contigo, o hacer tus afirmaciones personales basadas en estos conceptos.

Om, Om, OmSoy consciencia pura, Ommm
Soy el vacío silencioso, siempre pacífico y luminoso, Ommm
Soy el silencio, siempre pacífico, pleno y dichoso, Ommm
Soy el silencio, lleno de paz, luz y amor infinitas, Ommm
Soy paz, amor y libertad, eternas e infinitas, Ommm
Soy el Atman, consciencia infinita y eterna, Ommm
Soy el Atman, consciencia infinita e imperecedera, Ommm

Om Atman, Om Atman, Om Atman,
Om paz, Om luz, Om amor
Om, Om, Om


lunes, 14 de noviembre de 2016

La Unidad Subyacente a todas las Religiones / Senda Divina por Swami Sivananda

La

Unidad Subyacente a todas las Religiones 

extracto del libro Senda Divina 

La religión representa la relación entre los tres principios fundamentales, que son: Dios, el mundo y el individuo. La religión proporciona solaz al peregrino exhausto en este plano terrestre, explicándole el misterio de la vida y mostrándole el camino hacia la morada inmortal.

La religión no implica una negación de la vida, sino la plenitud de ésta. Es la vida eterna. El hombre se convierte en Dios a través de la disciplina, el autocontrol y la meditación. Esto es la religión.

La religión consiste en hacer el bien a los demás, en practicar el amor, la misericordia, la veracidad y la pureza en todos los senderos de la vida.

La religión es la filosofía en práctica; y la filosofía es la religión en teoría.
La filosofía implica una búsqueda, una indagación y una pregunta constante. La religión consiste en sentir, realizar y experimentar.

El mismo tipo de chaqueta no puede ajustarse a todo el mundo. El temperamento y el fondo tradicional de cada individuo difieren. De ahí la necesidad de religiones distintas.

Cualquier religión es tan buena como la otra. Cualquier sendero o camino que conduzca hacia lo Supremo es tan bueno como otro cualquiera. Las vacas tienen colores distintos, pero el color de su leche es el mismo. Hay muchos distintos tipos de rosas, pero su fragancia es en todas la misma. La religión es una sola, aunque son muchas las formas de practicarla. La diversidad es el orden de la creación, y la religión no es una excepción.

La Unidad Subyacente a todas las Religiones

Todos los profetas son mensajeros de Dios. Todos ellos son grandes Yoguis y almas realizadas que han tenido la percepción intuitiva y divina de Dios. Sus palabras son infalibles y sagradas. El Corán, el Zend-Avesta o la Biblia, son libros sagrados, tanto como el Bhágavad-Guita. Todos ellos contienen la esencia de la sabiduría divina. Ahura Mazda, Isuara, Alá y Jehovah son los distintos nombres de un mismo Dios.

La fuente última de la religión es Dios. Los principios fundamentales que constituyen su esencia fueron revelados por Dios a los Rishis o sabios al principio de la creación y están contenidos en los Vedas, que están considerados como las escrituras o los libros religiosos más antiguos en la librería de la humanidad.

Los fundamentos o los principios esenciales de todas las religiones son los mismos, y son tan antiguos como la raza humana. Nunca ha habido ni habrá ningún verdadero invento o descubrimiento en la esfera de la religión. Nunca ha habido ningún fundador religioso que haya inventado una religión nueva o que haya revelado una verdad nueva. Todos esos fundadores fueron solamente transmisores, y no los creadores originales.

La verdadera religión es una sola, y ésa es la religión de la verdad y el amor; es la religión del corazón; la religión del servicio, el sacrificio y la renunciación; la religión de la bondad, la amabilidad y la tolerancia.

¡La Verdad no es hindú ni musulmana, budista ni cristiana! La Verdad es una sustancia homogénea y eterna.

Quien sigue la religión de la Verdad, camina por la senda de la luz, la paz, la sabiduría, el poder y la dicha!

sábado, 12 de noviembre de 2016

El barco para cruzar el océano de Maya es el nombre de Dios.



Es muy difícil cruzar el Maya. Maya es el ego y el apego a las formas y a los placeres.

El barco para cruzar el océano de Maya es el nombre de Dios.

La flor de la devoción florece cantando, repitiendo, recordando y escuchando el nombre de nuestro amado Señor que brilla eternamente en nuestro corazón!

En cada aliento, recuerda a Dios, canta su nombre, repite su nombre, escucha su nombre y bebe el néctar de la libertad, la paz y la felicidad eternas!

martes, 8 de noviembre de 2016

Sadhana y meditación. ~ Atman Nityananda


Todas las prácticas espirituales (y la vida espiritual en general,) tienen como único objetivo preparar nuestra  mente para meditación profunda y incesante.

La meditación profunda es posible solo para una mente pura sáttvica. Una mente pura-sáttvica, libre de rajas y tamas, orgullo, deseos (por placer, poder, posesiones, fama y reconocimiento), ira, miedo, codicia, apegos y las demás tendencias egoístas, es luminosa, aguda, transparente, serena, sosegada, estable, desapegada y enfocada.

Y estas cualidades sáttvicas hacen la mente capaz de meditar profundamente y realizar su identidad con su fuente la consciencia divina.

Entonces todo el proceso espiritual, es un empeño sistemático y constante, superar uno por uno los obstáculos (que por cierto son las tendencias egoístas, junto con el rajas y el tamas), que nos impiden meditar, realizar y establecer en nuestra esencia, que es consciencia pura, ilimitada y eterna (Atman).

Practica y medita cada día en estas frases, y realiza tu Ser eterno

Om, Om, Om
Soy consciencia pura, Ommm
Soy el vacío silencioso, siempre pacífico y luminoso, Ommm
Soy el silencio, siempre pacífico, pleno y dichoso, Ommm
Soy el silencio, lleno de  paz, luz y amor infinitas, Ommm
Soy paz, amor y libertad absolutas, eternas y infinitas, Ommm
Soy el Atman, consciencia infinita y eterna, Ommm
Soy el Atman, consciencia inmortal y imperecedera, Ommm

Om Atman, Om Atman, Om Atman,
Om paz, Om luz, Om amor
Om, Om, Om

jueves, 3 de noviembre de 2016

La verdad es lo primero y lo último / Senda Divina por Swami Sivananda


La verdad es lo primero y lo último 
extracto de Senda Divina por Swami Sivananda

Si me preguntases:“¿Cuál es el primer requisito para la Realización?”, te respondería: “Lo primero, lo segundo y lo tercero; o sea, todo, es la veracidad.” Deja que la Verdad y la pureza iluminen tu camino, guíen tu conducta y modelen tu carácter.
 
Si tu mente es impura, no podrías alcanzar la realización del Ser aunque meditases durante veinte horas diarias. Incluso Yudhishthira tuvo que contemplar el infierno por haber dicho una mentira en una ocasión, a pesar de no ser más que una verdad modificada y tergiversada de hábil manera. En verdad no hay engaño. Lo que se simula es falsedad.
 
La Verdad no puede jamás contradecir a la no violencia al no dañar, puesto que, cuando lo hace, deja de ser verdad, siendo el egoísmo de la persona lo que tiene más poder.
 
Cuando decir la Verdad conduce al deshonor de otro, a dañarle y a causarle dolor, deja de constituir una virtud, convirtiéndose en un pecado mortal. Di cuanto sea verdad. Di cuanto sea agradable. Pero no digas ninguna verdad desagradable, ni ninguna falsedad agradable.
 
La Verdad existe siempre en un estado puro y sin mezcla. La Verdad incluye el autocontrol, la ausencia de celos, el perdón, la paciencia, la amabilidad, el amor. La paz es la Verdad. La Verdad es la paz. Si deseas alcanzar la paz, sé siempre veraz.
La veracidad exalta la mente. Las ideas sublimes y divinas refinan el intelecto. A través de la práctica de la veracidad, el Antahkárana, o la mente, lava su suciedad, brillando como un espejo limpio que refleja la forma divina del Señor con gran resplandor.
 
Todo le va bien a aquel cuyo corazón tiende hacia lo Verdadero. Ningún mal físico ni mental puede asaltarle.
 
Quien tiende hacia la Verdad es poderoso, vive muchos años, lo conoce todo y está siempre encantado con todo, pues se aproxima al Todopoderoso.
El camino de la Verdad es escabroso. Es resbaladizo y afilado como el canto de una cuchilla. Duro es de seguir este difícil sendero. Sólo los gigantes entre las personas espirituales caminan por él hacia la Ciudad de la Perfección.
 
Busca la compañía de almas evolucionadas que caminan por el sendero de la Verdad. Advierte cuidadosamente cuanto ocurra en la fábrica interna de tu mente. Abandona todo tipo de actos mezquinos. Conviértete en un alma noble y magnánima. La nobleza es buena. La magnanimidad es Verdad. Si la gente te toma el pelo, mantente calmado. Nunca respondas. Perdónales. Dirígeles una sonrisa vedántica. Permanece inmóvil como una roca. ¿Lo harás, querido Niranyan?